lunes, 28 de abril de 2008

LE HAN DICHO A MIGUEL (Y se han metido con él...)



“¡Qué tío!”. “Desde luego, ¡hay que ser gilipollas…!”. “Estás hecho un artistaaa”. “¡Campeóooon…!”. “¡Oye, qué caradura!”; “Sí, te ayudaré a hacer esa gran obra, perooo…”. “¿Por qué se enfada Miguel, coño?, no hay quien lo entienda…”. “Desde luego, cuando tienes labia, la tienes”. “Con tu retórica, con lo que dices, y tu capacidad de convencimiento conseguirías cosas increíbles, como… bla, bla, bla…” (= el oro y el moro). “¿Cómo se te ocurre decir eso?”. “¡No se puede ser tan sincero!”. “No te escondas tanto, ¡leches!”. “No seas tímido”. “Eso que has dicho sería bueno de hacer, perooo…”. “Eso que dices, ¿no será un poco retorcido…?”; “Tú no tienes abuela, ¿eh? ¡No sé quien te crees que eres…!”. “Sigue así como sigues, que tienen que haber hombres como tú, me gusta mucho!”. “¡Joder!, ¿por qué usas tan poco tus dones?, llegarías a… (bla, bla, bla)”. “Nunca digas de esta agua no beberé”. “Será aguafiestas e impresentable…!”. “Tanta espiritualidad me cansa”. “¡Anda que si fuera verdad lo que dices… otro gallo nos cantara: el mundo iría mejor, perooo…!”; “Qué atrevido”. “Usted no debería estar aquí, no encaja”. “Buena apreciación… aunque guarra”. “Oiga, que esto no es una multinacional; en un medio pobre como éste, ¿qué más quiere…? Lo que usted quiere es llegar muy lejos”. “Sí, peroooo…”. “¿Pero quien coño te crees que eres? ¡Sí, tú!”; “Oye, que la gente no está a tu disposición”. “¡Xeeee!..., con estos bueyes has de arar, ¿no te das cuenta?: no hay más, confórmate”. “¡Muy buena idea!, excelente, ¡ma-ra-villo-sa!, PEROOOOO…”. “Confórmate”. “No, no puedo ayudarte, sinceramente, tengo que”. “Eres un tío cojonudo”. “Eres muy profundo”. “No hay como tú”. “Eres de lo que no hay”. “Te expresas muy bien”. “Eres genial”. “Rezas poco”. “Rezas mucho”. “Sales poco”. “Sales mucho”. “¡A la cola!”. “¡Confórmate!”. “¡Qué impaciente eres!”. “¡Jo!, tienes muchaaa paciencia…!”. “Ves cosas que la mayoría no ve; si otros las vieran…”. “Sí, peroooo…”. “Lo siento, no tengo tiempo para hacer eso”. “No me extraña que te sientas solo”. “¡Confórmate, joder!”. “Contigo, ¡Félix queda rescatado!: fijo; te lo digo yo”. “¿Ehh? ¡¿que quien soy yo…?! ¡Desde luego, ¡hay que ser gilipollas…!”. “Sí, perooo…”. “Confórmate”. “¡Déjate de tanto Félix y de tantas host… consagradas y ve a por la Naturaleza y despierta a todos!”. “¿No ves que Félix ya ha muerto?”. “¿Usted se cree que nuestra empresa es de caridad…?”. “Su idea es buenísima buena, PEROOO…”.


Pero pero… y porom-pom-pero. Así no se logra nada.


Otra apreciación pertinente o respuesta impertinente mía a tanto desvarío


“De oca en oca, no creo que me conforme, y… mejor no tiro porque si les tocaaa….”.




(Es que Miguel quiere formar un ejército de luchadores y encontrar ayudas para implementar una sociedad mejorada. Por eso, cuanto más le ayudes, MÁS TE LO AGRADECERÁ. Miguel no quiere reconocimiento, quiere expandir “el mensaje”: que más gente se incorpore, y gente más valiosa, y más formada. Para ello, ¿puedes difundir este blog AL MÁXIMO?).

¿No crees que este destino debería ser el tuyo?

http://es.youtube.com/watch?v=POU2LEafFSM



Sus Sueños Y Deseos



Estar rodeado de alegría y de sonrisas. Departir con gente interesante. Ver mucha fauna salvaje en lugares preciosos. Despreocuparme. Miradas femeninas en ciertos momentos: de fiera, provocativas, penetrantes, salvajes, mal encaradas, dominantes, de vergüenza, humildes, de timidez, de debilidad, candorosas, atrevidas, de desparpajo, exhibicionistas, de poder… Cuidarse mutuamente y estar bien juntos. Explorar lugares remotos. Las sorpresas.




Tocarle eso morros como “de goma” que tienen los caballos. Estar con una desvergonzada. Descubrir y estudiar grandes parques nacionales. Mantener tertulias exquisitas, hondas, finas, elegantes en una comunidad de mentes claras. Ir en helicóptero y en avioneta. Amigas atractivas. Vivir la aventura brava.



Volver a practicar el esquí acuático. Sentir algo muy primitivo, antiguo y profundo. Ver con mis propios ojos a los Elementales. Vivir el numen. Estar en las reuniones tibetanas de la Hermandad Blanca. Descubrir en cada persona aquel don único y específico que tiene que ofrecerle a la humanidad.


Que los ángeles conecten conmigo. Ciertos gestos o posturas.




Una cabaña en un árbol. Gozar de la inmensa felicidad y purificación de los desdoblamientos astrales. Vivir en comunidad. Instantes, destellos eternos. Vivir la dolce vita. Cierto placer inconfeso. Departir con extraterrestres. Liberar a las personas de sus karmas negativos. Desarrollar a Cristo en el mundo. Desarrollar mi yo superior. No juzgar nada ni a nadie.


Evolucionar material, humana y espiritualmente. Tener un gran poder de destruir grandes infraestructuras, de hundir los planes de los tecnócratas y de relegarlos a la mínima expresión. Cambiar el corazón de piedra de la gente de poder.




Cambiar la política del país. Cambiar el alma torcida de tanta gente por un corazón de carne. Transformar el aura negativa de personas, lugares y ambientes. Que la familia de Rodríguez de la Fuente entre en razón. Trasladarme a descansar a Ejnorjht cuando quiera. Ciertas formas: sinuosas, ondulantes… Tener, manejar y jugar con casi cualquier animal salvaje: azor, halcón peregrino, gavilán, esmerejón… águilas. Jugar con lobos. Jugar con focas.



Perseguir y abrazar a un osezno. Jugar con delfines. Que toda España conozca a Félix, le quiera y cumpla su sueño, incluida la Fundación (o sea, su Familia). Ser escritor consagrado y con muchos lectores.




Que el mundo respete la Naturaleza (incluso que la ame). Hacer películas. Un jacuzzi. Vivir en un lugar increíble. Que Ridley Scott haga una película sobre la vida de Félix. Salir en películas. Conocer y estar con una mujer maravillosa. Estar rodeado de enanos alegres que no den trabajo. Ciertas telepatías. Un balneario. Ciertas puestas de sol. Morirme y encontrarme con Dios. Reunirme con Félix. Unir en el amor de Dios a todos mis amigos actuales y habidos, y a la humanidad entera en Él. Que Jesús vuelva a la Tierra. Que Félix regrese.




No hay comentarios:

Publicar un comentario